Valle de Losa

Usted está aquí

Por Tierras de San Martín

Por Tierras de San Martín
Dirección:
Teléfono:
Móvil:
Fax:
Mail:
Web:

Localidad: San Martín

La ruta de hoy parte del entra√Īable rinc√≥n losino que es la ermita de Ntra. Sra. de Ahedo, situada en las proximidades de San Mart√≠n.

Ya un tanto deteriorada por el paso del tiempo, la ermita se yergue justo en el linde entre el llano del valle y la pendiente umbría que nos conducirá hasta el alto.

 

Nada queda de la vivienda del ermita√Īo que, seg√ļn parece, estaba situada a partir del muro derecho del edificio. Tambi√©n se ha perdido, aunque mucho m√°s recientemente, las vidrieras que ornaban las ventanas.

La Solana no ha conseguido ponerse en contacto con persona alguna que pueda dar fechas sobre la construcción de esta ermita, pero por la observación directa de la misma, cabe pensar que se trata de un edificio con rasgos de arquitectura barroca, característica del siglo XVII. Sería, por tanto, alrededor de un siglo más antigua que la ermita de San Antonio, de Villaluenga, también citada en estas páginas.

Hace ya a√Īos que las campanas permanecen mudas en la espada√Īa. Se perdieron las romer√≠as que congregaban a losinos y vecinos de Boveda, pero de su existencia en el pasado reciente dan fe las destartaladas mesas de piedra y el olvidado juego de bolos, siempre presente all√≠ donde dos o m√°s losinos se re√ļnen con frecuencia.

No te detengas más, echa un trago en la fuente y emprende la ascensión por esa senda empinada de suelo pedregoso que vas a localizar a poco que te fijes.

No te detengas más, echa un trago en la fuente y emprende la ascensión por esa senda empinada de suelo pedregoso que vas a localizar a poco que te fijes.

En tu ascensión vas a encontrar los restos de un haya derribada por el viento, que se había quedado hueca. Otras muchas hayas han caído en este Monte Escabroso por la mano del hombre. Guiadas por intereses diversos, la tala de hayas y la posterior repoblación con pinos, han dado lugar a un bosque donde se mezclan no sólo estas dos especies, sino también el roble, que al parecer se va introduciendo de forma natural entre los hayales.

Si has parado a tomar un respiro junto al haya ca√≠da, tal vez puedas escuchar por tu derecha el sonido del manantial que surte de agua a los vecinos de San Mart√≠n. Desde luego podr√°s levantar la vista hacia las rocas calizas que forman la Pe√Īa de la Hoz, ah√≠ arriba, donde termina el Monte Escabroso y empieza el llano.

A medida que vas acerc√°ndote a la Pe√Īa, la senda se revuelve en unas curvas cerradas y de pendiente considerable. Produce asombro saber que el camino que has tra√≠do desde la ermita fue frecuentemente utilizado como v√≠a de entrada del vino de Rioja en nuestro Valle. L√°stima que Navarro el de Fresno o Pep√≥n el de Perex no puedan ya contarnos cu√°ntas soluciones tuvieron que improvisar para llegar al llano con la carga a salvo.

Has alcanzado la Pe√Īa de la Hoz y el panorama se despeja a tu espalda. Obre la copa de los √°rboles empiezan a aparecer algunos de nuestros pueblos. Sigue la senda hasta el final y una barrera met√°lica te indicar√° que has llegado al llano de El Toyo. A la derecha de la barrera, clavada en un √°rbol, la matr√≠cula de un coto te recuerda que entras en tierras de Alava.

Aunque salpicada de algunas zonas de arbolado, el área de El Toyo que tienes ante ti es básicamente un rico pastizal que ha sido fuente inagotable de controversias entre los vecinos de Bóveda y los de San Martín. Desde tiempo inmemorial, las negociaciones para resolver estos enfrentamientos han dado lugar al establecimiento de los llamados alcances, es decir, permisos para que los vecinos de un pueblo puedan disfrutar de los terrenos del otro de acuerdo con unas normas pactadas.

Antes de adentrarse en El Toyo, gira hacia el Valle y ver√°s ampliada la perspectiva de unos cuantos de nuestros pueblos. Si te fijas un poco y sabes por d√≥nde buscarla, localizar√°s hasta la ermita de Sta. Isabel de Villabasil. 

Ya que estas aqu√≠, tal vez te merezca la pena acercarte hasta los restos de dos d√≥lmenes que se encuentran en las proximidades. Anda en recto y hacia tu izquierda y alcanza la pista que atraviesa el pastizal; los encontrar√°s nada m√°s rebasarla, all√≠ donde se inicia una de las zonas de arbolado de El Toyo. Uno de ellos est√° completamente hundido, pero el otro, situado en una peque√Īa elevaci√≥n dentro del llano, a√ļn permite distinguir la distribuci√≥n circular de piedras que los caracteriza.

Es una panor√°mica privilegiada la que tienes ante ti: Pe√Īa Gob√≠a, en la zona de Corro; Valderejo, all√≠ donde ves un repetidor; la Sierra de Ler√≥n, con su buitrera; casi perdidas en el horizonte, esas tierras de Burgos, ya cerca de Cantabria, donde, invierno tras invierno, descubrimos las primeras nieves; m√°s cerca de nosotros, los Montes de la Pe√Īa, con la silueta inconfundible de la Portilla de Castrobarto; y la Sierra Salvada.

Toma la pista y avanza por el pastizal en direcci√≥n oeste. Despu√©s de un agradable paseo por las tierras que fueron de la granja de B√≥veda, veras a tu derecha un bosquecillo de pino y los restos de una tapia. Avanza hacia ellos a trav√©s del pastizal y pasa entre la tapia para meterte entre los √°rboles. Est√°s en Pico Corral, que debe su nombre a los distintos refugios que los pastores hicieron mucho antes de lo que puedan recordar los losinos de m√°s edad. Con paciencia y atenci√≥n podr√°s descubrir restos de alguna de las caba√Īas entre los √°rboles.

Ah√≠ mismo, en el borde de la Pe√Īa de la Hoz, una encina solitaria se√Īala un interesante punto de nuestro recorrido de hoy. Toma la orientaci√≥n adecuada y ver√°s que est√°s en l√≠nea recta con la imagen de la Virgen de la Antigua, en tierras de Villalba, y el emblem√°tico monte Gorbea. A escasos metros de esa encina, al otro lado de la alambrada y descendiendo por un tortuoso caminillo, tienes una cueva, por si te gustan el fresquillo y la oscuridad. Quienes la han visitado dicen que merece la pena.

Si prefieres los ambientes soleados, busca un camino de piedra no lejos de allí. Es suficientemente ancho y visible, pero por si tienes dudas, te diremos que está atavesado por una pared de piedra que levantaron los vecinos de Bóveda para que sus reses no pasasen a tierras de San Martín.

A la altura de la tapía, de nuevo en Burgos, le sale al camino una derivación que conduce hasta otra cueva y un impresionate tejo situado en las inmediaciones.

Tomes una vía o la otra, vas a llegar a Pilón Nuevo, donde puedes parar a echar un trago y comer algo mientras contemplas las dos Callejas, nombre que se ha dado a sendas hondonosas que presenta nuestro ya familiar Monte Escabroso.

Desde allí, en pocos minutos, estarás otra vez en la ermita, con la satisfacción de conocer un poquito mejor nuestra tierra y la sensación de bienestar que produce un paseo por el monte.

(Bego√Īa y M. Luz. La Solana, marzo 1995)

Localización